Muere José Luis Cuevas, pintor rebelde y amante del espectáculo

1:44 am11/24/2017

Fue profundo admirador de las vedettes, gran amigo de Silvia Pinal y experto en cine

Primicias

La tarde del lunes murió José Luis Cuevas, un pintor mexicano cuya vida estuvo íntimamente ligada al espectáculo. Admirador y amigo de cantantes y actores, en sus épocas de mayor esplendor, como artista gustaba de rodearse de bellas mujeres pertenecientes al cine mexicano, como Silvia Pinal, Yolanda Montes ‘Tongolele’ e Irma Serrano ‘La Tigresa’. Las tres aún vivas, pero las dos últimas en el retiro.

En el caso de Pinal, su amistad duró décadas y fue tan grande que la actriz le amadrinó una de las 38 bodas que tuvo con su última esposa, Beatriz del Carmen Bazán, de quien decía: “la necesito hasta para respirar”. Cada año, Cuevas enviaba a Pinal algunos de sus cuadros para que se subastarán en la premiación que la también productora organiza en beneficio de actores retirados.

Nunca tuvo una cercanía con María Félix, aunque conocía a la perfección cada detalle de sus películas y un día fue vencido por La Doña en una encuesta respecto a las personas más odiadas de México. “Prometo esforzarme por ganar el primer lugar el próximo año”, respondió. Con Dolores del Río, la eterna rival de Félix, tuvo mayor relación y fue capaz hasta de predecir el año de su muerte. A la cubana Rosa Carmina, una de la rumberas de la época de oro del cine mexicano, la homenajeó bautizando una parte de la colonia Juárez, en Ciudad de México, como ‘Zona Rosa’, espacio que hoy en día está destinado en gran parte a la comunidad LGBTTTI.

La vida de Cuevas fue similar a los grandes dramas de los ídolos de la farándula: cuando era un niño paso dos años en cama debido a una enfermedad, se casó por primera vez a los 15,  Aalos 20 se reveló contra los intelectuales mexicanos y empezó su ascenso a la fama mundial, a tal grado que Picasso era uno de sus seguidores. Se casó por segunda vez, tuvo tres hijas y enviudó. Finalmente, a los 70 años, conoció a Beatriz del Carmen, 20 años menor, con quien inició una nueva vida sin importarle la desaprobación de sus hijas, quienes en 2013 acusaron a Bazán de maltratar al hombre de 82 años, situación que él desmintió.

Como muchos de los actores y cantantes, trató de ocultar su edad y se quitó tres años, deseaba tener un funeral multitudinario y que su muerte fuera anunciada en las primeras planas de todos los periódicos del país, incluso, dejó instrucciones de comprar los espacios, si fuera necesario. También dejó claro su deseo de que a la muerte de su última esposa, las cenizas de ésta y las de él fueran mezcladas en una sola urna.

 

Joel O’Farrili / LMSHOW

Cabecera Cerrar